FUNDACIÓNANTONIOGAUDÍ
© Fundación Antonio Gaudí 2014

Desde sus orígenes la actividad humana produjo transformaciones en su hábitat, que durante milenios tuvieron alcance limitado. Es a partir de la Revolución Industrial con la fuerza de las máquinas cuando se alcanzó la capacidad de producir cambios ambientales a gran escala. La creencia de que los recursos eran inagotables y el crecimiento ilimitado impulso la explotación descontrolada.

La Arquitectura acompañó este desarrollo histórico con el uso de nuevos materiales y técnicas que posibilitaron un crecimiento desmedido de las ciudades y la exportación de formas constructivas ajenas al medio donde se implantaban.

En la segunda mitad del siglo XX se hicieron visibles  los síntomas de este mal que se cobró la existencia de incontables ecosistemas amenazando la estabilidad global. Desde distintos ámbitos se comprendió entonces que una vez destruido el equilibrio sería muy difícil componer uno nuevo para preservar la sostenibilidad.

Con el objeto de delinear políticas internacionales para poner freno al deterioro ambiental, las Naciones Unidas desarrollaron sucesivas cumbres, llamadas Conferencias de la ONU sobre el medio ambiente que  se conocen como Cumbres de la Tierra, la primera se celebró en 1972. En estas cumbres se acuñó la expresión “Desarrollo Sostenible”, concepto basado en 3 pilares: sociedad, economía y medio ambiente.

En ese marco,  el 24 de mayo de 2015 el Vaticano publicó la Encíclica Laudato Si,  que pone en primer plano el problema medioambiental llamando a “cuidar la casa común” ante “los daños causados por el abuso humano”.

Entre octubre y noviembre de 2015 se desarrollará en París la Conferencia de Partes de la Convención Marco sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP21/CMP11) por un acuerdo universal sobre el clima.

 

®
HÁBITAT SOSTENIBLE