FUNDACIÓNANTONIOGAUDÍ
© Fundación Antonio Gaudí 2014

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Si bien en la arquitectura de Gaudí es perfectamente visible un hilo conductor que inequívocamente la identifica, con un objetivo didáctico es posible establecer cinco etapas que coinciden con la evolución personal del arquitecto. Este proceso tiene también correspondencia con el desarrollo de los movimientos artísticos y el avance de las técnicas durante casi 50 años de carrera profesional.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

En 1883 coinciden su nombramiento al frente de las obras de la Sagrada Familia y sus primeros trabajos para Eusebio Güell.  Se inicia una etapa de 5 años en que efectúa una serie de obras con un denominador común: experimenta con las posibilidades expresivas y estructurales  del ladrillo y comienza a valerse de la cerámica, en algunos casos troceada, en la doble función de revestimiento y decoración en los pabellones de la Finca Güell, la casa Vicens y la villa “El capricho”.

Entre 1888, año de la Exposición Universal de Barcelona, y el fin de siglo, Gaudí se consolida como un arquitecto reconocido en su medio y fuera de Barcelona. Su obra anterior queda afianzada y perfeccionada por magníficos edificios de mucha mayor entidad, donde puede hacer más visible su creatividad, aunque sin verse completamente libre en lo formal de la influencia de los “revivals” históricos que teñían la arquitectura de la época. Las grandes obras de este período son el Palacio Güell, el Palacio episcopal de Astorga, el Colegio Teresiano, la casa Botines, en León, el proyecto de las misiones franciscanas para Tánger, las bodegas Güell, y la casa Calvet.
En primer lugar deben señalarse sus proyectos estudiantiles, indicadores de su compromiso con una arquitectura que trasciende lo meramente constructivo o formal. Del mismo modo sus primeras obras como arquitecto: la Cooperativa Obrera Mataronesa, diversos altares y retablos, el proyecto de iluminación de la muralla de mar, y las farolas para plazas y calles de Barcelona revelan una dedicación por el detalle constructivo, el buen uso de los materiales y la utilización del símbolo asociado a la arquitectura. Esta etapa abarca entre 1878 y 1883.

En los primeros 15 años del siglo XX Gaudí desarrolla una labor extensa, variada en temas, y rica en soluciones. Son años de intenso trabajo en que se libera de las corrientes estéticas y abre con mayor amplitud el abanico de soluciones técnicas, expresivas y simbólicas. Así proyecta desde una urbanización (Park Güell) hasta la restauración y renovación litúrgica de una catedral (Palma de Mallorca); desde grandes edificios residenciales (casas Batlló y Milà) hasta una colonia industrial (Colonia Güell). Ensaya soluciones diversas y llega hasta el más ínfimo detalle. Es entonces cuando desarrolla sistemas de proyectación inéditos profundizando hasta el extremo el estudio de las leyes naturales, lo que lo convierte en un innovador e iniciador de la arquitectura sostenible.

Finalmente desde 1915 y hasta su fallecimiento en 1926 dedica Gaudí todos sus esfuerzos al templo de la Sagrada Familia, obra que le acompañó a lo largo de casi toda su vida profesional, y de la que proyectó varias soluciones en un proceso evolutivo que comenzó muy influido y condicionado por el preexistente proyecto neogótico, hasta la definitiva versión donde la geometría regular basada en superficies regladas alabeadas lo define casi todo, incorporando técnicas novedosas para el momento, como el hormigón armado.

La arquitectura de Antonio Gaudí puede comprenderse desde la perspectiva del público en general y a través de la visión del profesional.

- La primera se traduce en la impresión que  producen en el espectador las formas, las texturas, los colores, los contrastes, todo aquello que se halla en la superficie, lo que recogen los sentidos, que nunca deja indiferente a quien lo experimenta. Este aspecto emocional de la vivencia de los edificios y objetos es lo que fundamenta la popularidad de Gaudí y la fascinación que produce su obra.

- El segundo nivel de comprensión de su obra concierne a los profesionales de la arquitectura, que encuentran un cuidadoso estudio de las soluciones constructivas, siempre asociadas a leyes geométricas y estructurales claras y precisas. Como no en todos los casos este rigor es evidente, a veces requiere de un estudio profundo de las construcciones para sacarlo a la luz. En su obra hay una infinidad de recursos tales como eficaces aislamientos térmicos, acústicos e hidrófugos; estudio de las orientaciones para optimizar la iluminación natural; sistemas de conducción de fluidos, humos y líquidos; estudio de la ventilación para asegurar las condiciones higiénicas; soluciones ergonómicas, etc., que denotan la sensibilidad y la responsabilidad del arquitecto frente al acto de proyectar. Ello puede ser enmarcado en la definición de Gaudí como uno de los máximos precursores de la arquitectura sostenible, adelantado muchas décadas al desarrollo de esta noción.

El amplio panorama de la arquitectura de Gaudí, puede resumirse en una serie de conceptos que se hallan presentes en sus obras y proyectos.

La obra de Gaudí sintetiza una visión orgánica de la arquitectura. Se inspira en la naturaleza, no limitándose a copiar sus formas sino estudiando sus leyes para sacar el mayor provecho de ellas. Su organicidad se traduce en la observación de los sistemas de la naturaleza para lograr adaptación al medio, concepto profundamente ecológico. Gaudí mostró que se puede hacer una arquitectura en sintonía con la naturaleza, que puede ser lógica, racional, clara y transparente, aunque a veces esto no sea aparente a primera vista, lo mismo que ocurre con las formas naturales.

Esta forma de pensar la arquitectura constituye la mayor herencia que dejó Antonio Gaudí. Es un desafío y un estímulo a la capacidad de los arquitectos de producir espacios para albergar las actividades humanas satisfaciendo en la máxima medida las necesidades de quienes serán sus ususarios, que es el verdadero objetivo y razón de ser de la arquitectura, de forma eficiente y en armonía con el entorno natural.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

®

A

AA

AAA